Proyectos centrados en la comunidad: clave para alcanzar el desarrollo

En el mundo del desarrollo internacional, América Latina es famosa por su desarrollo y desigualdad. Igualmente dentro de los países en vías de desarrollo, tiene un alto nivel económico y social. Pero al mismo tiempo, aunque tenga recursos humanos de alta calidad y recursos naturales abundantes, no los ha utilizado bien para el desarrollo equitativo. En este artículo, quisiera pensar en la utilidad y la efectividad de la participación de los habitantes en el desarrollo.

¿Por qué necesita centrarse en la comunidad?

Para el desarrollo comunitario es importante el papel que juegan los habitantes. La razón principal es la facilidad de participación de los habitantes en el proceso de desarrollo, en virtud de que pueden expresar directamente sus intenciones, deseos y necesidades, sin la necesidad del sistema político-representativo.

Generalmente, en un proyecto de desarrollo, existen cuatro actores importantes:

  1. Políticos, la Secretaría del gobierno central y/o la institución del área específica.
  2. Los habitantes de la comunidad.
  3. Profesional(es) de la institución de nivel nacional, de empresas privadas o del gobierno local.
  4. Trabajadores de la empresa privada, habitantes.

La categoría 3 estudia la necesidad y viabilidad, además de planificar el proyecto. En el proceso de estudio de la necesidad y viabilidad, se investiga y pregunta a los habitantes, aunque a veces, el proceso falta o está incompleto, o los habitantes no pueden expresar sus necesidades. También, siempre se necesita coordinar a las 4 partes (siendo que la categoría 1 se puede omitir). En caso contrario, la coordinación se puede volver más costosa y laboriosa.

Cuando un sólo grupo de habitantes es o representa a los 4 actores, ¿qué ocurre? La mayor parte del trabajo de la coordinación disminuye, volviéndose más eficiente porque los beneficiarios, los planificadores y las personas que se dedican al trabajo son los mismos. Además, el trabajar en conjunto para realizar un proyecto, resulta en el aumento de la motivación de los habitantes, compartiendo una misma visión y el sentimiento de identidad a la comunidad. La identidad unifica a los habitantes y se sienten orgullosos de ser miembros. Todo esto aumenta la posibilidad del éxito del resultado del proyecto.

El problema es la especialización o profesionalismo en la planificación e implementación del proyecto, habilidades que muchas veces la comunidad no tiene. Sobre este asunto, hay que complementarla a través del gobierno local, el sector privado y/o las instituciones profesionales del área, teniendo en cuenta que aunque haya asistencia de profesionales de otros grupos, la apropiación del proyecto será de la comunidad. Los habitantes tienen que intervenir en todos los procesos del proyecto de manera armónica y colaborativa.

Por tanto, los habitantes siempre tienen que tener mucho interés en el proceso de desarrollar el proyecto, estudiando con los profesionales, comunicándose, intercambiando las opiniones, buscando las maneras de evitar los problemas que ocurren como subproductos indeseables del proceso de desarrollo. El éxito del proyecto depende de la calidad de la comunicación con los profesionales.

 

Hiromasa Shinozaki

Experto en Cooperación Internacional y Desarrollo de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA).

hiromasa.shinozaki@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *